wpid-wp-image-220320977.jpg

¡Existe la patata negra!

¡Hoy os traemos una delicia! Permantier de guisantes con patata negra!

Aunque por su extraño color uno podría pensar que se trata de una variedad nueva conseguida con sofisticados métodos de ingeniería genética, la verdad es que la patata negra, es una de las patatas cultivadas más antiguas, tanto que los indios prehispánicos ya la cultivaban en las altiplanícies de los Andes hace más de 500 años.

Su color se debe a la gran concentración de antocianos, unos pigmentos naturales que dan color a las hojas, flores, frutos y tubérculos de todas las plantas.

A los antocianos se les atribuye un efecto antioxidante y estimulante de las defensas del organismo, de ahí que se recomiende comer estas patatas sin pelar para aprovechar estos salutíferos pigmentos.También las hojas, sobretodo las más tiernas, son ricas en antocianos azules y morados.

wpid-wp-image-1268577413.jpg

Horror! Invitados por sorpresa!

¡Horror! Tengo invitados a cenar y muy poco tiempo para cocinar! ¿Te ha pasado alguna vez? 

No pasa nada! Te traemos una idea muy rápida de preparar y muy rica! Montaditos de jamón serrano y queso.

Corta algunas rebanadas de pan y corta una cuña de queso (puede ser queso brie, queso de cabra…a tu gusto). Y puede ser un montadito frio o caliente, así que tanto te sirve para invierno como para verano.

Si lo quieres hacer caliente debes primero pre-calentar el horno a 180°C con el gratinador incluido. Después pones las rebanadas de pan sobre la bandeja del horno. Sobre el pan colocamos el jamón y sobre el jamón ponemos un trozo de queso. Sobre el queso le puedes añadir orégano o una cucharada de mermelada de tomate o cebolla caramelizada. Puedes añadirle lo que quieras! Finalmente colocas la bandeja en el horno durante 5 minutos y listo.

Es importante que lo combines con una buena copa de vino y una rica conversación!

bogavante fresco

Los beneficios del bogavante

El bogavante es un crustáceo decápodo marino, el cual es conocido con el nombre Homarus gammarus. Es bastante similar a la langosta, pudiendo alcanzar los 60 centímetros de longitud.

Se trata de un crustáceo sumamente valorado en la cocina a nivel gastronómico y culinario, y también fácilmente reconocible, al contar con una cola característica en forma de abanico y un caparazón duro y espinado que le ayuda a defenderse.

El bogavante es especialmente rico en proteínas de buena calidad, aportando por tanto la mayoría de los aminoácidos esenciales. Además, destaca por su bajo contenido en grasas, y por tanto en calorías; de hecho, 100 gramos de bogavante aportan sólo 1,10 gramos de grasas y cerca de 84 kilocalorías.
Aporta interesantes cantidades en vitaminas del complejo B (principalmente B3 y B12), y vitamina A, aunque en menor proporción que otros crustáceos y alimentos del mar.

También aporta minerales, entre los que podemos destacar el potasio, magnesio, fósforo, zinc, hierro y sodio. Precisamente por su contenido en sodio, no se aconseja su consumo en personas con presión arterial alta.

Fuentes extraídas de Natursan.